Focaccia

La focaccia (hogaza) italiana es una de esas recetas que pueden sacarnos de cualquier apuro gastronómico.

Con ingredientes básicos, de fácil elaboración (aunque no rápida,porque debe fermentar), admite infinidad de acompañantes...Vamos,que no tenéis excusa para no hacerla! jejeje :P

Antes de ponernos el delantal, un apunte: ésta es mi forma de hacerla,nada de receta original milenaria,cosa que algún experto en cocina italiana lo vea y le de un síncope...

Y ahora sí, allá vamos!

Ingredientes:

- 450 gr de harina de fuerza
- 1 sobre de levadura química
- 300 ml de agua tibia (aproximadamente)
- 50 gr de aceite de oliva
- 1 diente de ajo
- 1 cucharada sopera de hierbas provenzales
- sal
- queso parmesano rallado o en polvo


Paso a paso:




En un vaso ,o recipiente de cristal, dejamos macerar las hierbas provenzales con el aceite de oliva y el diente de ajo machacado, al menos durante una hora.



En un bol tamizamos la harina junto a la levadura, añadimos dos cucharadas de postre de sal y dejamos un hueco en el centro para añadir el agua tibia. Amasamos hasta que se haya incorporado el agua y comience a compactar (yo me ayudo con una espátula de silicona)


Añadimos 3/4 partes del aceite que teníamos macerando y reservamos el resto. Amasamos de nuevo hasta que se integre bien el aceite y nos quede una masa suave y que no se pegue.
Formamos una bola y dejamos que fermente,cubierta con un paño,un par de horas o hasta que haya doblado el volumen.


Pasado este tiempo,debemos quitarle el aire de la fermentación,amasando de nuevo un poco (personalmente lo hago estrujándola un poco con los nudillos...) sobre una superficie enharinada.


Pasamos la masa a una bandeja de horno,dándole forma ovalada y dejando un grosor de 1'5 - 2 cm (la masa es elástica y se maneja bien).

Presionamos con los dedos para formar los hoyuelos típicos. Podéis obviar este paso,pero estos agujeritos contribuyen a la textura de la focaccia (por el contraste entre zonas de masa apretada y masa esponjosa).

Dejamos fermentar de nuevo mientras se calienta el horno a 180º.

Pintamos con el aceite macerado que habíamos reservado, espolvoreamos con el queso y una pizca de sal (mejor si es sal gorda).

Horneamos unos 15 minutos,o hasta que se haya dorado.


Dejamos templar ,y a comer!.No hace falta decir cómo le van un buen vino tinto y el jamón serrano...ejem,ejem...

Importante que tengáis esto en cuenta: hornear y comer.No digo que os queméis la lengua tampoco,jejeje, pero si se enfría pierde la gracia,como la pizza (por si no os habéis dado cuenta,son primas hermanas ;P ). 

Se puede recalentar,pero ya no es lo mismo, así que dejadla preparada en la bandeja y horneadla a última hora.

Esta sería la receta básica, pero podéis añadirle (en el amasado) aceitunas negras, tomate seco, albahaca fresca...O cubrirla con alcachofas,salmón...


Buon appetito!!!

PS: podemos utilizar levadura fresca en vez de química,por supuesto...Sólo necesitaríamos deshacer 25 gr de levadura fresca en un poco de leche caliente,y la añadiríamos junto al agua tibia.

3 comentarios :

Carmen Cuenca 11 de junio de 2013, 18:50  

Ostras qué bueno!!!!!!!!!! Me suena como a la tortica salá!!! Esta receta sí que me animo a hacerla!!!! Una pregunta...la levadura puede ser fresca tipo levital???
Besicos

Belsah 11 de junio de 2013, 19:08  

Carmen,lo he comentado justo al final de la entrada.Por supuesto que si,solo que habra que deshacerla previamente con un poco de leche tibia y añadirla junto con el agua.
Quiero foto cuando la prepares,eeeeh!!!
Muas

Carmen Cuenca 12 de junio de 2013, 10:19  

jajajajajaj leí buen apetito y ya no leí nada más jajajaja Vale, te enviaré una foto!!!!