Tarta de queso Oreo


Cuando publiqué la pregunta en Facebook realmente pensé que la tarta de avellana se lo pondría difícil a esta cheesecake...Ilusa de mí...

Así que aquí os dejo la receta,que en esta ocasión pasará por el horno.Estoy segura que ésta si la probaréis ;)

Allá vamos!

INGREDIENTES (8 personas)

400 gr de queso mascarpone
100 gr de azúcar
2 huevos
1+ 1/2 paquetes de galletas Oreo (unos 230 gr aprox.)
75 gr de mantequilla ablandada (orientativo)
1 cucharadita de café de extracto de vainilla (opcional)

ELABORACIÓN


Reservamos 6 galletas enteras,y el resto vamos a abrirlas (ya sabéis,aquello de "gira,destapa..." pero sin lamer!) y con la ayuda de un cuchillo retiramos la crema,que guardaremos para más tarde.






Trituramos las galletas,ya libres de crema,con la mantequilla.

Os aconsejo añadir la mantequilla poco a poco,a cucharadas,hasta que la textura del engrudo empiece a compactarse.Así será suficiente.

Con ayuda de una cuchara de madera o las manos (bien limpitas),cubrimos la base de un molde desmontable con la mezcla de galletas,y subimos unos tres dedos por los laterales.Metemos en el congelador hasta que tengamos el relleno preparado.

NOTA: En mi caso utilicé el mismo molde que para las tartas de queso sin horneado (de 25cm y a penas 2 cm de altura),y fue un error.Os aconsejo encarecidamente que utilcéis un molde desmontable,alto,de unos 20 ó 22 cm de diámetro,para que el corte,y la tarta en general,queden mejor.

Precalentamos el horno a 160º (sin ventilador).

En un bol grande ablandamos el queso mientras mezclamos con la crema de las galletas que habíamos reservado.





Agregamos los huevos,uno a uno,y batimos (no es necesario utilizar varillas eléctricas,aunque con ellas os quedaría más esponjoso).

Agregamos el azúcar y la cucharadita de vainilla.




Sacamos el molde del congelador y vertemos la crema en él.

Recomiendo hacerlo con el cazo o cucharón de servir para evitar que alguna parte de la base "reflote"...






Es el momento de tomar las 6 galletas que habíamos reservado enteras y sumergirlas en la crema.

Yo las dividí en cuatro,con los dedos (así,a lo bruto) y las fui dejando en horizontal,para que sobresalieran,pero podéis dejarlas enteras,o picarlas...





Llevamos al horno durante,al menos,45 minutos.

Para que no se queme (o dore demasiado) la parte superior de la crema, cubriremos con papel de aluminio la tarta o bien colocaremos otra bandeja (no la rejilla,eh) en el riel superior,a partir de los 25 minutos.




Estará lista para retirar cuando al pinchar el centro con un palillo o téster salga casi limpio.
Dejaremos enfriar sobre una rejilla fuera del horno y después al frigorífico,al menos 3 horas,aunque lo ideal es prepararla de un día para otro y que repose toda la noche.




Os advierto: en cuanto toméis la cuchara seréis víctimas...no podréis parar de comer!



El que avisa no es traidor...jijiji...:P

Espero alguna foto y comentarios de cómo os ha salido,eeeeeeeh...

Hasta la próxima!!!





2 comentarios :

Lorena Calabuig Embiz 18 de abril de 2013, 21:57  

Que vicio!!!! Uhmmmm tiene que estar deliciosa!!! Gracias por copartir la receta, un beset.

Carmen Cuenca 11 de junio de 2013, 18:54  

Cómo me gustan tus recetas!!!!!! No sé si atreverme a hacerla por si me gusta y repito...jajajajajajaj